Historia

Reconocidos

El Reconocimiento de la Comisión del Arma de Caballería “San Jorge”, es una distinción que se otorga a instituciones y/o personas civiles o militares que hubieren dado prueba de su apoyo, apego o amistad a ella a través de hechos de consideración especial.

La propuesta puede ser canalizada desde los Jefes de Elementos del Arma o como iniciativa de sus propios integrantes.

Evaluados los fundamentos de la propuesta por la Comisión, ésta la aprobará con el voto unánime de sus componentes, que deberán sesionar con un mínimo del 50% de ellos.

La distinción consiste en un cuadro con una réplica de lanza y es entregada durante algunos de los eventos que organiza la Comisión del Arma en forma anual.

Desde 1993 han sido reconocidos 29 amigos del Arma, cuyos antecedentes se detallan a continuación.

Del Arma de Infantería, amante del caballo, siempre encontró tiempo para practicar equitación.

Fue el inspirador y organizador del Círculo Argentino de Cacerías Hípicas. Creado y presidido por él en 1959, redactó el primer reglamento de esta disciplina cuyos conceptos trascendieron en España e Italia.

Presidió la Comisión de estudio para actualizar la organización de la actividad hípica en el Ejército en 1967, creándose como resultado de ello las caballerizas de guarnición y secciones hípicas en las unidades, dándose así continuidad a la práctica de este deporte por parte de los cuadros de la Fuerza.

En 1990 recibió el Distintivo San Jorge “Honoris Causa”.

Nació el 5 de Agosto de 1908, participó en numerosas competencias hípicas, resultando el mejor jinete de su país en los Juegos Olímpicos de Helsinki.

Radicado en nuestro país en 1945, se incorporó como profesor a nuestra Escuela Militar de Equitación cumpliendo servicios durante 26 años, tiempo en el que formó numerosas promociones de jinetes militares.

Fue un maestro por excelencia.

Ingresó al Ejército en 1944 prestando servicios en el Regimiento 5 de Caballería en Salta donde comienza a consubstanciarse con el espíritu del Arma.

Fue ganando prestigio en su especialidad y ya en el Regimiento Granaderos a Caballo “General San Martín”, en 1957, se constituye en un valioso elemento para la exigente actividad que a diario despliega esta histórica Unidad.

Participa en pruebas hípicas en forma meritoria destacándose con sus caballos “Tamberito”, “Doble X” y “Toba”.

Desde 1974 revista como Agente Civil volcando su entusiasmo en el Regimiento al que sirve desde hace 40 años desde su artesanía y afecto.

Del Arma de Ingenieros, como instructor de Cadetes del Colegio Militar de la Nación vislumbró lo positivo de la actividad hípica para la educación de los futuros oficiales, expresando: “Ver a los Cadetes del Escuadrón sacrificar voluntaria y alegremente horas de descanso y días franco por practicarlos, fue muy claro para mí”.

Designado Director del Colegio Militar de la Nación, apoyó decididamente la práctica del hipismo como una forma de remarcar la importancia de conservar tradiciones y expresó: “manteniendo esa actividad, por ahora con prioridad en el Escuadrón de Caballería, existe la esperanza que en el futuro, cuando la situación lo permita por haber mejorado la economía y se comprenda con mayor amplitud que lo ecuestre es parte de nuestra cultura y es elemento importante en la formación del militar argentino, ella se podrá extender como actividad a todos los cuadros”.

Durante su gestión se inauguró el Monumento del Arma de Caballería que completa el conjunto ya emplazado de las otras cuatro armas.

Prestigioso Veterinario, prestó servicios en varios regimientos del Arma destacándose su actividad en la Escuela Militar de Equitación, Escuela de Caballería y Dirección de Remonta y Veterinaria.

 Fue Médico Veterinario, designado por la Federación Ecuestre Argentina y el Comité Olímpico Argentino, de equipos que participaron en Campeonatos, Juegos Olímpicos y Panamericanos.

 Disertante en diversos Concursos Internacionales, prestigió al país con su capacitada intervención.

 Asesor por años de la Comisión de Pruebas Hípicas del Ejército, aportó a ella su conocimiento y ponderada opinión. Publicó numerosos artículos y tuvo prolongada actividad docente.

 La mayoría de los integrantes del Arma conocen su modestia, bondad y desinterés que lo llevaron a brindarse para resolver los problemas que permiten sus conocimientos y capacidades, más allá de las exigencias del servicio y en muchas oportunidades, sacrificando aspectos de su vida privada.

Iniciado en la Escuela de Herradores del Ejército en 1944, por su prestigio en la especialidad fue destinado a la Escuela Militar de Equitación cuando ésta fuera creada en 1951, constituyéndose en uno de los mejores maestros herradores del país.

Durante ese tiempo trabajó junto a integrantes de los cursos y equipos de la Escuela y también lo hizo con jinetes civiles y militares que representaron al país en ocho competencias internacionales.

Dictó cursos en el país y en el extranjero.

Artesano valioso, prestó apoyo a nuestros jinetes durante largos años con desinterés, buena disposición y capacidad, aún luego de haber pasado a retiro.

Abogado, asistió a los cursos del doctorado en derecho en la Universidad Complutense de Madrid y otros de diversas disciplinas.

Desarrolla múltiples actividades empresarias destacándose, para el ámbito hípico en la cría caballar, con la incorporación de nuevas técnicas, para el entrenamiento de sus productos.

Ha puesto a disposición del Ejército sus conocimientos en la materia y considera, que en nuestro país, la actividad ecuestre es parte importante de nuestra cultura y sostiene el papel fundamental, que tuvo el Ejército, como propiciador y difusor de dichas actividades a través de toda nuestra historia.

En 1993, donó al Regimiento Granaderos a Caballo “General San Martín”, diecisiete caballos de Silla Argentina, gesto atípico por la calidad y cantidad de los productos entregados a la Histórica Unidad.

Mantiene una amistad particularmente estrecha con nuestra Arma.

Egresó del Colegio Militar de la Nación en 1936 como Sargento Primero Cadete Encargado de la Escuadrilla de Aviación Militar. Había ingresado como Cadete de Artillería hasta la creación de esta 5ta Arma.

 Participó en 1939 de la fundación de Líneas Aéreas del Estado (LADE) y desempeñó importantes funciones en su Fuerza y en el exterior.

 Luego de su retiro en 1951 fue Presidente del Directorio de Aerolíneas Argentinas, Diputado Nacional y miembro de diversas asociaciones.

 Fundador de la Confederación Gaucha Argentina, es un cultor de auténticas tradiciones que traduce en reconocida fecundidad literaria, siendo además un conferencista de vasto repertorio.

 Su temática es recurrente en la simbología que en la historia Patria representan el soldado, el gaucho y el caballo.

 Amigo de la Caballería, es un asiduo concurrente a las manifestaciones de ella y del Ejército.

Egresó del Colegio Militar de la Nación en 1936 como Sargento Primero Cadete Encargado de la Escuadrilla de Aviación Militar. Había ingresado como Cadete de Artillería hasta la creación de esta 5ta Arma.

 Participó en 1939 de la fundación de Líneas Aéreas del Estado (LADE) y desempeñó importantes funciones en su Fuerza y en el exterior.

 Luego de su retiro en 1951 fue Presidente del Directorio de Aerolíneas Argentinas, Diputado Nacional y miembro de diversas asociaciones.

 Fundador de la Confederación Gaucha Argentina, es un cultor de auténticas tradiciones que traduce en reconocida fecundidad literaria, siendo además un conferencista de vasto repertorio.

 Su temática es recurrente en la simbología que en la historia Patria representan el soldado, el gaucho y el caballo.

 Amigo de la Caballería, es un asiduo concurrente a las manifestaciones de ella y del Ejército.

Su actividad entusiasta en el hipismo lo constituyó en un organizador de ella desde que participara en la reactivación del Club Hípico La Plata en la década del 60.

 Desde ese tiempo mantuvo una permanente vinculación con el Regimiento de Caballería de Tanques 8 y desde su traslado a Arana con el Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1.

Su actividad entusiasta en el hipismo lo constituyó en un organizador de ella desde que participara en la reactivación del Club Hípico La Plata en la década del 60.

 Desde ese tiempo mantuvo una permanente vinculación con el Regimiento de Caballería de Tanques 8 y desde su traslado a Arana con el Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1.

Su actividad entusiasta en el hipismo lo constituyó en un organizador de ella desde que participara en la reactivación del Club Hípico La Plata en la década del 60.

 Desde ese tiempo mantuvo una permanente vinculación con el Regimiento de Caballería de Tanques 8 y desde su traslado a Arana con el Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1.

 Promocionó en este campo una relación mutua de tipo institucional y personal entre nuestros camaradas y quienes mantienen su apego a la actividad ecuestre, resultando un animador solidario de nuestras semanas hípicas.

Prestó servicios desde su especialidad durante 10 años en unidades del Arma, habiendo demostrado entusiasmo por todo aquello que hace al espíritu de la Caballería, participando en actividades que consolidan su tradición, camaradería y sentimientos propios de ella.

Recibió distinciones de órdenes militares de Caballería siendo Miembro Honorario de ocho Unidades del Arma.

Es integrante, entre otras, de la Asociación Amigos del Museo y Biblioteca del Regimiento Granaderos a Caballo “General San Martín” y activo participante de la Agrupación Gauchos de Güemes.

Del Arma de Infantería, actual Comandante de Institutos Militares, es el primer oficial en actividad que recibe esta distinción.

Desde sus primeros años como oficial, demostró entusiasmo y gran interés por la actividad ecuestre.

Contribuye con particular empeño mediante la actividad hípica a consolidar la unión y camaradería entre los integrantes de las Armas, Especialidades y Servicios de la Fuerza y el apoyo a representantes del Ejército en distintas competencias hípicas internacionales.

Fue nombrado Maestro de Equitación “Honoris Causa” de nuestro Ejército y Miembro Honorario Permanente del Regimiento de Caballería Ligero 13, al que potenció desde su creación cuando era su Comandante de Brigada.

Bajo su dependencia jerarquizó a la Escuela Militar de Equitación en su infraestructura, a propiciar el desarrollo de la aptitud ecuestre de Cadetes y Aspirantes y en general, avalar con su presencia los momentos que para el Arma resultan esenciales para su educación, capacitación y forjado de sus más puras tradiciones.

Nació su contacto con la vida militar en el Regimiento Granaderos a Caballo “General San Martín” en cumplimiento de su Servicio Militar Obligatorio.

Desde que ocupa un cargo ejecutivo en la Fábrica de Cemento Portland Juan Minetti S.A., cooperó significativamente con el Escuadrón de Exploración de Caballería Paracaidista 4 en apoyo a desarrollos de infraestructura, educación y diversas actividades que evidenciaron su mente creativa, su facultad de inventiva y originalidad para el tratamiento del problema a resolver.

Durante casi una década dio muestras de sincera amistad con esa Subunidad Independiente, integrándose en sana camaradería a sus cuadros, brindando afecto y tiempo al fortalecimiento de este vínculo.

Participa informalmente en la actividades hípicas internas, contribuyendo con su compañía a mantener una de las tradiciones que hacen al espíritu de la Caballería.

En su momento recibió la distinción de la “Orden de los Caballeros del Puñal de Plata” otorgada por el Escuadrón y Diploma de Honor concedido en 1996 por el Comando del IIIer Cuerpo de Ejército “Ejército del Norte”, testimonio elocuente de cómo mantiene una clara continuidad de esta consolidada amistad.

Mantuvo durante toda su carrera militar, tanto en actividad como en retiro una estrecha y fluida relación con nuestra Arma, considerándoselo integrado al espíritu de la misma.

Prestó servicios en la Escuela Militar de Equitación durante los años 1955 y 1956 donde fortaleció los lazos de camaradería con los cuadros de ella.

Intervino regularmente en los Campeonatos Hípicos del Ejército obteniendo destacadas clasificaciones.

Conserva aún hoy entusiasmo y amor por la actividad hípica, cuestión que le permite continuar concursando y compartiendo momentos con los hombres de Caballería.

Se lo destaca por su amor a la verdad, la que expone con prudencia y firmeza.

Del Arma de Infantería, es el actual Comandante de la Xª Brigada Mecanizada.

Demostró desde sus primeros años como Oficial gran entusiasmo y aptitud para los deportes hípicos, obteniendo el título de Maestro de Equitación en el año 1974.

Desarrolló a lo largo de su exitosa carrera militar, una fecunda labor docente en las disciplinas hípicas de adiestramiento, prueba completa y salto.

Mediante su ejemplo personal impulsó y contagió entusiasmo por la actividad hípica en la jurisdicción de su actual Comando, desde donde ejerció su acción para materializar el completamiento de aspectos fundamentales del Regimiento de Caballería Ligero 13 “Teniente General Juan Esteban Pedernera”, la creación más reciente de nuestra Arma.

Es reconocido por su prestigio en el ambiente hípico en virtud de sus dotes de caballero y jinete que trasmite el amor por el caballo y sus tradiciones en todos los ámbitos donde le tocó actuar.

Puso de manifiesto en reiteradas oportunidades un elevado espíritu deportivo, mediante la donación a los Oficiales más jóvenes de numerosos premios obtenidos en concursos, gesto éste de generosidad poco frecuente.

Del Arma de Artillería, durante su desempeño como Jefe del Estado Mayor General del Ejército, adoptó resoluciones trascendentes para el futuro del hipismo militar.

Mediante la Directiva del JEMGE Nro 630/88 (Actividad Hípica en el Ejército) y el Boletín Público Nro 4569 se estableció que ella sea considerada materia de educación en el destino para los Oficiales de Caballería, contribuyendo a su entrenamiento psicofísico, al igual que para los demás oficiales de otras armas y servicios y suboficiales del Arma, como una forma de mantener una tradición que hace al espíritu de ella.

Complementariamente introdujo modificaciones al Reglamento Ganado de Servicio (RFP-24-02) que adaptaron a la nueva situación, la dotación del ganado deportivo y se instituyó el examen obligatorio de ingreso para el Curso de Maestros de Equitación.

Es de reconocer su acción por haber preservado para el Ejército Argentino el valioso patrimonio representado por la Dirección de Remonta y Veterinaria.

Como Presidente de la Federación Ecuestre Argentina ha facilitado la participación de jinetes militares en concursos oficiales.

Dispuso apoyos para la organización de los concursos de Prueba Completa organizados por la Escuela Militar de Equitación.

Gestionó y obtuvo caballos de salto sin cargo para montar a nuestro Equipo Militar en el XV Campeonato Mundial de Equitación Militar desarrollado en Minderhout – Bélgica, cuestión que hubiera resultado imposible su participación en función de los altos costos de arrendamiento.

Este hecho inédito permitió adquirir una valiosa experiencia con vistas al Campeonato Mundial similar que organizará nuestro país en 2005.

En su carácter de empresario ha contribuido a posibilitar la continuación del desarrollo de la Copa Presidente de la Nación, que anualmente organiza el Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”.

Es de destacar que estos apoyos al centenario hipismo militar, cuya actividad es de carácter formativa y amateur para sus hombres, fueron proporcionados en una etapa de la vida institucional en que contribuyó a paliar carencias mediante acciones que en la Caballería son valoradas con especial agradecimiento.

Desde joven fue un verdadero sanmartiniano, profesando admiración por nuestro Libertador, por quien en 1962, promovió un acto de homenaje de la Asociación Argentina de Actores en recuerdo al decreto dictado como “Protector del Perú” dignificando la labor de los actores de teatro, declarándolos libres de toda discriminación, mientras no excedieran los límites de la honestidad y el decoro.

Durante más de cuarenta años como locutor, muchos de ellos ejerciéndolos ad honorem, se integró a nuestra Caballería aportando su amistad, camaradería y excelencia profesional en las más variadas celebraciones.

Su participación la hizo extensiva a nuestro Ejército con la misma vocación de servicio que fue siempre característica de su personalidad.

Por todo ello es tenido presente en el afecto de la Caballería.

Es oriundo de Concordia. Director desde 1970 del diario “El Heraldo”, que fuera fundado por su padre en 1925continuó desde muy joven con una tradición familiar de 120 años en el periodismo. Su madre fue la primera mujer que lo ejerciera en dicha ciudad.

Es abogado y miembro de diversas organizaciones vinculadas a esta actividad, habiendo recibido por ello distinciones y reconocimientos.

Difunde a través del diario de su dirección, con sincera espontaneidad, las actividades de carácter patriótico, cultural e institucional del Regimiento de Caballería de Tanques 6 “Blandengues”, contribuyendo con ello, a mantenerlo vinculado con el pueblo concordiense del cual es huésped desde hace 90 años.

A través del tiempo confraternizó con los integrantes de esta unidad, quienes lo reciben con agrado por su sencillez, franqueza y apego a principios éticos en lo personal y profesional.

Fue homenajeado con distinciones por la Escuela de Caballería y los “Blandengues” en consideración a actitudes que avalan lo expresado precedentemente.

Mantiene informado al lector sobre los progresos logrados por los hijos de Concordia que adoptaron la carrera de las armas.

Ingeniero civil egresado de la Universidad Católica de Córdoba en 1987. Realizó diversos cursos de postgrado, ejerce la docencia y desarrolló múltiples trabajos de obras, asesoramientos y proyectos de diversa índole.

Vinculado al Regimiento de Caballería Ligero 13 “Teniente General Juan Esteban Pedernera” en General Pico (La Pampa) se integró a sus actividades cooperando en la ejecución de obras necesarias para un cuartel que estuvo inactivado durante tres décadas.

Ha dejado su testimonio en más de una decena de importantes obras por él proyectadas y dirigidas en forma totalmente voluntaria , ad-honorem, con destacable grado de compromiso y colaboración para con el Regimiento.

A través de más de un lustro de sincera amistad con esta unidad, fue integrándose en sana camaradería a sus cuadros, brindando afecto y tiempo al fortalecimiento de este vínculo.

Participa informalmente en las actividades hípicas internas, contribuyendo con su compañía y la de su familia a mantener una de las tradiciones que hacen al espíritu de la Caballería.

Nacido en Concordia, se dedicó a la actividad agropecuaria en cuyas organizaciones ocupó desde su juventud diversos cargos de niveles local, regional y nacional.

Integró y presidió organizaciones culturales, sociales, deportivas y políticas, destacándose su accionar durante diez años en la presidencia del tradicional “Club Progreso”.

Mantiene desde hace décadas una invariable amistad y destacable relación con los “Blandengues”, siendo un permanente enlace entre su pasado y presente, constituyéndose así en un testigo de su historia reciente.

Practicó entusiastamente el deporte hípico desde los once años, integrándose en el “Donovan Polo Club” con los oficiales en las prácticas de rutina y en competencias de carácter regional, las que le posibilitaron conocer a los hombres de armas, proyectando a ellos, la imagen de un excelente y correcto jinete.

Desempeña, con espontaneidad y leal eficiencia, la función de nexo para la vinculación institucional y social del Regimiento con distintos ámbitos de la sociedad concordiense donde goza de respeto y reconocimiento.

Facilita la concurrencia de nuestros jefes y oficiales al “Club Progreso”, para relacionarlos con los integrantes de una institución tradicional de sólido prestigio.

Empeñó su capacidad para encontrar fórmulas de equilibrio y objetiva ponderación de los hechos, en períodos difíciles que afectaban  a la institución militar.

Nació el 19 de febrero de 1918.

Tiene el título de Bachiller especializado en Letras, Licenciado y Doctor en Ciencia Política.

Ingresó al Servicio Exterior de la Nación en 1958 desempeñándose entre otros destinos como Embajador en la República Oriental del Uruguay, República de Bolivia y República Libanesa.

Ocupó cargos relevantes en Chancillería, en Misiones Diplomáticas Especiales ante Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) y otras permanentes, temporarias y visitas a más de 20 países.

Es un entusiasta cultor de la personalidad del General San Martín, habiendo llevado su accionar en tal sentido a otros países de la región, destacando sus ideales como modelo y ejemplo para todas las generaciones.

Tiene apego de vieja data con el Ejército Argentino que le otorgó la “Orden a los Servicios Distinguidos” en el grado de Comendador y le obsequió una estatuilla del “Caballo de Guerra”, resolviendo el JEMGE hacerlo en sendas conmemoraciones del “Día de la Caballería” en atención a que el señor Embajador durante más de 30 años tuvo para con el Arma un sostenido apoyo cultural y moral, todo ello enmarcado en pruebas de lealtad y amistad.

En el Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”, recibió la condecoración “Caballero Granadero en el grado de Oficial” de la Orden Ecuestre Militar Caballeros Granaderos, obsequiando a esta Unidad Histórica una imagen de San Jorge que fue colocada solemnemente en su capilla.

Al señor Embajador, puntual asistente a nuestras convocatorias, podemos calificarlo como un auténtico “Soldado de Caballería”.

Nacido en la provincia de Córdoba el 20 de marzo de 1929. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 12 de marzo de 1945, egresando con el grado de Subteniente de Infantería el 18 de diciembre de 1947 perteneciendo a la promoción 77.

El señor coronel, pasó a situación de retiro el 07 de marzo de 1979 y es Ingeniero Militar.

 Integra actualmente el Centro de Estudios Históricos de la Caballería Argentina y es miembro, como socio, de la Comisión del Arma de Caballería.

Desde hace muchos años, ha sido un colaborador inapreciable, habiendo realizado varios aportes históricos que han resultado en valiosos materiales de consulta para los integrantes del arma.

Entre los trabajos realizados por el señor coronel, se pueden citar:

  • La historia del Caballo de Guerra (traducción del libro “Cavalry” de John Ellis).
    • Caballería Blindada. Historia del diseño y tácticas de combate de vehículos de combate.
    • Historia del caballo de tropa de la caballería francesa (traducción del libro de Denis Bogros).
    • Homenaje al Grl George Smith Patton. Selección de documentos traducidos.
    • Capítulo “Vehículos Blindados de la Caballería y Armamento”, del Tomo III de la Historia de la caballería Argentina.

Ha demostrado siempre una amplia y desinteresada disposición para con el Arma, satisfaciendo cualquier requerimiento que se le efectuara, evidenciando un gran afecto por su historia y tradiciones y sintiéndose un integrante más de la misma.

Nacido en la provincia de Córdoba el 13 de febrero de 1933. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 01 de marzo de 1950, egresando con el grado de Subteniente de Caballería el 10 de diciembre de 1953 perteneciendo a la promoción 83.

El señor coronel, pasó a situación de retiro el 31 de octubre de 1986 y es Oficial de Estado Mayor.

En el año 1962 obtuvo el Distintivo Especial “San Jorge” con el grado de teniente primero.

 A partir de su pase a situación de retiro, ha apoyado en forma desinteresada la realización de eventos hípicos llevados a cabo en distintas Unidades del Arma de Caballería.

En función de ello supo transmitir sus experiencias y conocimientos técnicos relacionados con la organización y realización de eventos que abarcaron las disciplinas de adiestramiento, salto y concurso completo de equitación.

Para ello se ha mantenido siempre actualizado en los conocimientos referidos a los reglamentos que regulan estas actividades, tanto a nivel nacional como internacional.

 Esta docencia hípica ha sido aprovechada por un sinnúmero de oficiales y suboficiales del Arma a lo largo de 25 años. Lo ha hecho siempre con gran dedicación, entusiasmo y espíritu de sacrificio.

Brindó su apoyo personal en reiteradas oportunidades para la reparación de la columna de transporte del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”, dejándola en inmejorables condiciones, posibilitando así, que la unidad pudiera satisfacer sus requerimientos con total solvencia.

Mantiene un vínculo con el Regimiento que ha trascendido las distintas jefaturas, el cual perdura hasta el presente, colaborando en el asesoramiento y mantenimiento del parque automotor de la unidad.

Es un verdadero amigo del Arma y un apoyo constante, pudiéndoselo ver presente en cada manifestación organizada por esta Comisión, entremezclado con los oficiales y suboficiales, compartiendo recuerdos y anécdotas.

Su hombría de bien, manifestaciones de respeto, prudencia y educación, le han permitido ganarse el aprecio y afecto de los integrantes de la Caballería toda.

Nació en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut el 26 de enero de 1930. Ingreso al Liceo Militar General San Martin en 1943, egresando como subteniente de reserva de caballería en 1947. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 1ro de marzo de 1948, egresando con el grado de subteniente de caballería el 1ro de diciembre de 1951 y pertenece a la promoción 81.

El señor general, pasó a situación de retiro el 30 de abril de 1985 y es Oficial de Estado Mayor.

Se desempeño como vicepresidente segundo de esta comisión entre los años 1986 y 1988, para luego ocupar la presidencia entre 1992 y 1995. En el año 1996 ha sido designado Director del Centro de Estudios Históricos de la Caballería Argentina, cargo que ocupa en la actualidad.

El señor general, es actualmente el Jefe Honorario del Regimiento de Caballería de Exploración 4 “Coraceros General Lavalle”.

A partir de una incansable labor ha permitido, junto a otros distinguidos camaradas, que se concretaran los tomos I, II y III de la Historia de la Caballería Argentina, como también que actualmente se encuentre en proceso de revisión final el tomo IV y en elaboración el tomo V.

Nació en la provincia de Córdoba el 17 de junio de 1930. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 01 de marzo de 1948, egresando con el grado de subteniente de caballería el 1ro de diciembre de 1951 y pertenece a la promoción 81.

El señor coronel, pasó a situación de retiro el 09 de abril de 1982 y es Oficial de Estado Mayor.

A partir de una incansable labor ha permitido, junto a otros distinguidos camaradas, que se concretaran los tomos I, II y III de la Historia de la Caballería Argentina, como también que actualmente se encuentre en proceso de revisión final el tomo IV y en elaboración el tomo V.

El señor coronel es doctor en ciencia política, licenciado en relaciones internacionales, antiguo profesor de historia militar en la Escuela Superior de Guerra, Colegio Militar y Escuela de Caballería. Dictó la cátedra de ciencias políticas en el doctorado en ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad Argentina “John F. Kennedy.

Es autor de libros y otras publicaciones sobre historia militar, historia del ejército e historia de la caballería argentina.

Pertenece a varias instituciones históricas de la Argentina, Brasil y Perú, entre ellas la Junta de Historia Eclesiástica, Academia Argentina de la Historia, Academia Sanmartiniana del Instituto Nacional Sanmartiniano, grupo de historia militar de la Academia Nacional de la Historia, Instituto de Historia Militar Argentina, Comisión Internacional de Historia Militar (comisión argentina), Instituto de Historia y Geografía Militar del Brasil y Centro de Estudios Históricos Militares del Perú. El Beato papa Juan Pablo II le otorgó el título de Caballero Comendador de San Silvestre Papa y es además miembro de la Orden del Libertador Simón Bolívar, distinción otorgada por el gobierno de Venezuela.

Nació en la provincia de Salta el 06 de octubre de 1924 e ingreso al CMN el 03 de marzo de 1942, egresando como subteniente de caballería con la promoción 73 el 21 de diciembre de 1944. El coronel Day tiene hoy 89 jóvenes años.

Es actualmente Director Honorario de la Escuela Militar de Equitación.

A lo largo de su carrera militar ocupo variados e importantes cargos que tuvieron un común resultado: prestigiar al Arma de Caballería.

Entre ellos resaltamos la dirección de la Escuela Militar de Equitación, donde llevó adelante la planificación y el desarrollo de importante infraestructura hípica que aún se sigue empleando en competencias de nivel nacional e internacional, contribuyendo de ese modo en la formación de jinetes militares, civiles y los provenientes de ejércitos amigos.

También destacamos su paso por la Dirección de Remonta y Veterinaria, donde se desempeño como director en 1970.

Fue entonces donde gestó un plan para transformar el caballo Anglo Argentino y colocarlo a la altura de los productos europeos.

Se organizó la cría en el Haras General Lavalle y Coronel Pringles surgiendo el Remonta Argentino que provenía de la cruza de padrillos Hannoverianos y Holsteiner.

Finalmente, luego de 40 años de trabajo fecundo, se consolido el genotipo de este caballo, nuestro querido Remonta Argentino que es un verdadero orgullo para la caballería argentina y para el país todo.

En la actualidad continua siendo un permanente colaborador de la Comisión del Arma, en especial del Centro de Estudios Históricos de la Caballería Argentina, habiendo contribuido, entre otros temas con la evolución del caballo en los tomos I, II y III de la Historia de la Caballería.

Ha sido, en definitiva, un verdadero pionero tanto en la crianza del Remonta Argentino como en la creación de la infraestructura hípica y, por ende, de la formación de los jinetes del arma.

Por lo expuesto, esta comisión ha creído pertinente resaltar tan encomiable labor reconociéndolo como un distinguido impulsor del arma de caballería y un ejemplo para las generaciones más jóvenes del arma.

 

El señor Fernando Portiglia es licenciado en economía, master en administración de negocios y ha realizado post-grados en geopolítica y marketing.

Ocupo cargos gerenciales de gran importancia en American Cinamyd a lo largo de 36 exitosos años.

Siendo dirigente de la Federación Ecuestre Argentina organizó, entre otros hechos destacados, las Jornadas Hípicas Internacionales de 1984, 1985 y 1986.

En el Club Alemán de Equitación cubrió distintos y jerar-quizados puestos en la Comisión Directiva, culminando con su designación como presidente del mismo, cargo que ocupa actualmente.

Como dirigente de la Asociación Médica Argentina organizó, en los años 2002 y 2012, el primer y segundo homenaje a los médicos argentinos que participaron en el conflicto de Malvinas.

Por otro lado, formalizó acuerdos de cooperación con la Dirección General de Salud del Ejército, con el Instituto de Obra Social del Ejército y con el Instituto Universitario del Ejército.

Todos estos hechos lo han acercado al arma de caballería, a la cual siempre apoyó, como así también al Ejército Argentino, con el que ha compartido siempre tradiciones, principios y valores.

Es por ello que la Comisión del Arma de Caballería ha creído pertinente otorgarle un justo reconocimiento en mérito a su destacada labor en la integración de civiles y militares.

 

Nació en Rosario, provincia de Santa Fe el 14 de mayo de 1933. Cursó sus estudios secundarios en el Liceo Militar General Paz. Ingresa en el Colegio Militar de la Nación en 1951, egresando en el año 1954 como subteniente de caballería y pertenece a la promoción 84.

Luego de una brillante carrera, donde ocupó variados e importantes cargos, culminó la misma como Subjefe del Estado Mayor General del Ejército, pasando a retiro el 31 de julio de 1989.

Se desempeñó como Presidente de esta Comisión entre los años 1995 y 2010.

Su trabajo en ella fue invalorable a lo largo de quince fructíferos años, siendo reconocido por todos los hombres que integran el arma como un verdadero caballero, y habiendo evidenciado un profundo amor por nuestras tradiciones, que no es otra cosa que un genuino y sentido amor por nuestra patria, nuestro Ejército y la Caballería Argentina.

Por lo expuesto, esta Comisión ha creído pertinente resaltar tan encomiable labor reconociéndolo como un distinguido impulsor del Arma de Caballería y un ejemplo para las generaciones más jóvenes del arma.

 

Nació en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires el 13 de febrero de 1943. Ingresó al Colegio Militar de la Nación en 1960, egresando como subteniente de artillería el 28 de diciembre de 1963 y pertenece a la promoción 93.

Ocupó a lo largo de su carrera militar variados e importantes cargos, culminando la misma como Secretario General del Ejército, pasando a retiro el 30 de junio de 2000.

Desde noviembre de dicho año se desempeña como Presidente de la Sociedad Militar Seguro de Vida.

Desde dicha destacada función viene apoyando desde hace varios años, en forma desinteresada y permanente, todas las actividades que, para preservar el espíritu y las tradiciones del arma de caballería, lleva a cabo nuestra comisión.

Ha tenido siempre una gran disposición hacia la caballería, evidenciando un gran afecto por su historia y la esencia misma de nuestra arma, acompañando asimismo los distintos eventos que se organizan.

Es por ello que el arma de caballería considera al señor general un integrante más de la misma.

Nació en la capital de la Provincia de Córdoba el 11 de septiembre de 1954, cursando sus estudios secundarios en el Liceo Militar “General San Martín”, de donde egresó como Subteniente de Reserva de Infantería.

Ingresó al Ejército Argentino el 30 de diciembre de 1980, egresando como Tte 1ro “EN COMISIÓN” de la entonces Escuela de los Servicios para Apoyo de Combate “Grl Lemos” en diciembre de 1981 y siendo destinado al Regimiento de Caballería de Montaña 4 “Coraceros Grl Lavalle”, con guarnición en San Martin de los Andes, Provincia de Neuquén.

En el 4 de Caballería, inicialmente como 2do Jefe y luego como Jefe de la Sección Veterinaria, prestó servicios en forma ininterrumpida durante 21 años.

Eran tiempos en que el Regimiento llegó a tener una dotación cercana a los 900 yeguarizos, con inviernos sumamente duros por el intenso frío y las fuertes nevadas para una caballada proveniente en su mayoría de regiones del país más templadas, lo que implicaba, para la Sección Veterinaria, contar con una especial vocación de servicio, profesionalismo y sacrificio personal de sus integrantes para atenderla adecuadamente y disminuir al mínimo las inevitables bajas que se producían tanto en guarnición como en campaña. En esas críticas situaciones, el Cnl Tripodi ejerció un liderazgo basado en el ejemplo personal que le valió, hasta el día de hoy, el respeto profesional, el reconocimiento y la amistad de superiores y subalternos.

Más allá de su labor como veterinario del Regimiento, su integración al mismo fue plena, en las dos vertientes que lo caracterizan, como unidad de montaña y a caballo. Buen montañés y excelente esquiador, posee la Aptitud de Tropas de Montaña y en 1992 le fue otorgado el Cóndor Plateado que las distingue. Excelente jinete, integró durante varios años el equipo de polo del Regimiento habiendo participado de competencias en Chile y en los Campeonatos Hípicos Finales del Ejército, donde formó parte del equipo del RCM 4 que ganó la “Copa de Honor” en el año 1996.

Por último, a fines del año 2002, ya con la jerarquía de Teniente Coronel, y habiendo sobrepasado en antigüedad al Jefe del Regimiento, fue trasladado como Jefe al entonces Haras Pulmari, actual Campo de Instrucción y Pastoreo “Pulmari”, donde aún presta esforzados y valiosos servicios como Coronel, en uno de los destinos más aislados de nuestro Ejército.

Finalmente, el Cnl Tripodi siempre ha evidenciado un gran afecto por la historia y tradiciones del arma de caballería, sintiéndose un integrante más de la misma.

Es por ello que esta Comisión ha creído oportuno rescatar y resaltar tan encomiable labor reconociendo su permanente compromiso con el Arma de Caballería que lo constituyen en un ejemplo para las generaciones más jóvenes del Arma.

Nació en la capital de la Provincia de Córdoba el 30 de junio de 1949, ingresó al Colegio Militar de la Nación el 28 de febrero de 1966, egresó como subteniente de Caballería en diciembre de 1969 y pasó a situación de retiro en agosto de 2003.

Aún en actividad integró, desde su creación, el Centro de Estudios Históricos de la Caballería Argentina, organismo dependiente de esta Comisión.

Accedió a integrar dicho organismo precedido por un amplio y sólido prestigio académico y profesional, evidenciado a lo largo de toda su carrera militar.

Como integrante activo del citado Centro, ha acompañado y acompaña en condición de redactor, corrector y coordinador, la confección de todas las publicaciones producidas en dicho Centro.

Esto significa que ya lleva más de 20 años de aportes ininterrumpidos, ad honorem, a la recopilación, evaluación y edición de la información disponible sobre la historia de nuestra arma.

De tal forma, su participación activa en todos los proyectos que hoy contienen la historia del arma de Caballería del Ejército Argentino ha servido, sin lugar a dudas, a rescatar en forma metódica, detallada, científica, la vasta y variada historia de nuestra Arma, contribuyendo de esa forma a elevar sensiblemente su prestigio.

Es por ello que esta Comisión ha creído oportuno rescatar y resaltar tan encomiable labor reconociendo su permanente compromiso con el Arma de Caballería que lo constituyen en un ejemplo para las generaciones más jóvenes del Arma.