HomePoemas“Husares de Junin”

“Husares de Junin”

HUSARES DE JUNIN
Azul es tu morrión de cresta roja,
como tu corazón es tu guerrera
Si al verte galopar me pareciera,
que quieres dibujar una bandera.
Tiene tu galopar, fulgor de estrellas,
que brillan al cantar de tus espuelas.
Tu sable es ademán de patria nueva,
tu lanza es el valor hecho leyenda.
La voz del clarín te vuelve a llamar,
ven a combatir, Húsar de Junín.
Por el porvenir de una tierra en paz,
y la libertad, Húsar de Junín.
Escucha el latir, del aquino en flor,
es tu corazón, Húsar de Junín.
LA BATALLA DE JUNIN
Ya se escucha el clarín en la distancia,
dibujando parábolas de bronce.
Estatua movediza de la patria,
comienzan a marchar, caballo y hombre.
¿De dónde vienes hermano?
Yo vengo de Venezuela
Y el llanero aprieta espuelas
para seguir adelante
Un jinete colombiano
pasa silbando un bambuco,
que lejos esta su tierra
de orquídeas y de abejucos.
De pronto grita la tarde,
¡Ahí vienen los Granaderos!
y el viento se hace a un costao
para que pasen los Gauchos
Granaderos de los Andes
¡Ta linda la caballada!
Dice un viejo morochuco,
mientras despliega en su cara,
el poncho de una sonrisa.
Nadie ha faltado a la cita,
de nuestra América niña.
¡Ya viene la infantería!
¡Atención! ¡Legión peruana!
Y luego tres batallones llamados,
“Los de la Guardia”,
seis piezas de artillería están cebando
el coraje con fulminantes de luz.
Y de pronto,
Como un sueño que despierta,
galopando por la tierra,
llegan ágiles y bravos
los Húsares del Perú.
Dos escuadrones completos,
son las cuatro de la tarde.
Las vainas están sobrando,
parecen decir los sables.
Hay un azul sin distancia,
cayendo por la quebrada
En Cachamarca esperando,
están los bravos de Suárez..
Canterá con sus realistas,
inicia su ataque al sur.
¡Viva el Rey!
Grita un soldao.
Y un moreno de a caballo responde:
¡Viva el Perú!
Una muralla de lanzas
van construyendo los hombres
sobre la histórica pampa.
Brown inicia la batalla
A la hora de la gloria.
Lo sigue un doble escuadrón,
Granaderos de Colombia.
Seis escuadrones rivales,
se estrellan frente a la historia.
Y aura le toca a los sables,
Murmura un viejo sargento
antes de quedarse muerto
sobre la clin de la tarde.
¿Su nombre?
Ni viene al caso.
Era un gaucho, aquel valiente,
Granaderos de los Andes.
Son tres rayos sucesivos,
los Húsares de Colombia,
a las órdenes de Silva.
Alguien se cose una herida,
con una aguja de luz.
El bravo Mariscal Miller,
avanza sobre la izquierda,
llevando dos escuadrones,
de Húsares del Perú.
Conversión a la derecha,
ha dispuesto el enemigo.
Pero la historia está hecha,
según quiso el destino.
Son las cuatro de la tarde,
Quino avestida de agosto
en la pampa de Junín.
En los ojos de los muertos,
se adivina todavía,
sus deseos de vivir.
Suárez avanza a la carga,
con sus jinetes peruanos,
¡Vamos a luchar hermanos!
¡La Patria está por parir,
tal vez su mejor camada!
Se da cuenta camarada,
un seis de agosto nacieron
los Húsares de Junín.
No se escucho ni un disparo,
sobre la histórica Pampa.
El nombre de aquellos bravos,
fue escrito con sable y lanza.
Por eso canta el clarín,
sus notas son como lágrimas,
en los ojos de la patria.
¡No llores madre del alma!
Que es por ti por quien cabalgan,
¡Los Húsares de Junín!